La Reina se puso roja de furia, y, tras dirigirle una mirada fulminante y feroz, empezó a gritar:
- ĄQue le corten la cabeza! ĄQue le corten...!

- ĄTonterías!
- exclamó Alicia, en voz muy alta y decidida.

Y la Reina se calló.

LA REINA DE CORAZONES

LA REINA DE CORAZONES            89x146      acrilico, pan de oro y óleo sobre madera

DISEŃO:

J.L. MUŃOZ